Cómo Dios fortalece a sus testigos

Como sabemos, Pablo obró milagros poderosos, como lo habían hecho Pedro y los creyentes pentecostales. De hecho, una comparación de los milagros de Pablo con los de Pedro muestra que los de Pablo fueron los más poderosos. Esto fue principalmente en la confirmación divina de su apostolado, ya que Pablo no era uno de los doce (II Cor. 12:11,12).

Pero un estudio del ministerio de Pablo y sus epístolas deja claro que estas demostraciones milagrosas iban a desaparecer cuando la dispensación de la gracia fue introducida plenamente (ver 1 Cor. 13:8; Rom. 8:22, 23; II Cor. 4:16-5:4; 12:10; Fil. 3:20,21; I Tim. 5:23; II Tim. 4:20). De hecho, en las últimas siete epístolas de Pablo no se dice nada sobre señales, milagros, sanidades, lenguas, visiones o expulsión de demonios.

Entonces, ¿cómo empodera Dios ahora a sus siervos en su conflicto con Satanás y sus demonios? La respuesta es: por el Espíritu Santo a través de Su Palabra, tal como es predicada con convicción. Hay una gran cantidad de evidencia al respecto en las epístolas de Pablo, incluidas sus primeras epístolas. Dos ejemplos:

I Cor. 2:4: “Y mi palabra y mi predicación no fue con palabras persuasivas [sugestivas] de sabiduría humana, sino con demostración del Espíritu y de poder”.

Fíjese bien, esto fue poder en su predicación, no en realizar milagros. De hecho, al mismo tiempo que proclamaba con tanto poder el mensaje que Dios le había dado, él mismo estaba muy débil, pues en el versículo anterior dice:

“Y estuve con vosotros en debilidad, y en temor, y en mucho temblor”.

El otro ejemplo es I Tes. 1:5:

“Porque nuestro evangelio no llegó a vosotros sólo con palabras, sino también con poder, y en el Espíritu Santo, y con mucha seguridad…”

También en Tesalónica, Pablo había sufrido mucha oposición y persecución, hasta que toda la ciudad se alborotó (Hechos 17:1-5), y esto bien pudo haber sido el resultado de su poderosa predicación. Sin embargo, del “alboroto” surgió la amada iglesia de Tesalónica, un ejemplo e inspiración para aquellos ganados para Cristo en circunstancias más benignas.

Un dicho fiel

“Palabra fiel y digna de ser recibida por todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero” (I Tim. 1:15).

De todos los “dichos fieles” de Pablo, este es quizás el más maravilloso y aquel a través del cual la mayoría de las personas han encontrado el gozo de los pecados perdonados.

El tema es que “Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores”. ¿Por qué otra razón Cristo habría tenido que dejar Su gloria en el cielo si no fuera, como dice la Biblia, para venir a la tierra en forma humana para representarnos en el pago por el pecado? Y, gracias a Dios, pagó el precio total por los pecados de todos los hombres, porque no fue un simple hombre el que murió en la cruz del Calvario. Su pago fue tan completo que Pablo pudo exclamar: “Vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero”. El propio Pablo, aunque alguna vez fue el principal enemigo de Cristo en la tierra, ahora había sido salvado por Él y había llegado a conocer el gozo de los pecados perdonados.

La gran tragedia es que tantas personas no sienten que su condición es desesperada sin Cristo. Todavía no han visto hasta qué punto están lejos de la gloria y la santidad de Dios. Saben que son pecadores, pero todavía no sienten que su condición sea tan desesperada como para necesitar un Salvador. Así, siguen intentando, intentando, intentando… ¡y fracasando, fracasando, fracasando!

Cuánto más sabios somos al confesar nuestros pecados ante Dios, al tomar el lugar de los pecadores, para que Él pueda salvarnos. Este es el primer paso al cielo. Cuando hayamos hecho esto, estaremos en condiciones de aceptar la oferta de Dios de pleno perdón y justificación a través de Cristo, quien murió para pagar la pena por nuestros pecados.

Puesto que ninguno es perfecto y todos han pecado, “esta es”, en verdad, “palabra fiel y digna de ser recibida por todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores”. ¿Por qué no creer la Palabra de Dios, aceptar a Cristo como tu Salvador y ser salvo hoy?

Lo único esencial

El lugar de la Palabra en la vida del creyente queda establecido de una vez por todas en el registro inspirado de una de las visitas de nuestro Señor a la casa de María y Marta (Lucas 10:38-42).

Los comentarios sobre este pasaje generalmente señalan que tanto María como Marta tenían sus puntos buenos. Esto, por supuesto, es cierto, pero si nos limitamos a esta observación le quitamos al relato la lección que pretendía, porque nuestro Señor no elogió a ambas hermanas por sus “buenos puntos”. Reprendió a Marta y elogió y defendió a María con respecto a un asunto en particular.

¿Por qué exactamente fue elogiada María? ¡Cuán a menudo se nos ha presentado como un ejemplo para pasar más tiempo con el Señor en oración! Pero esto es perder el sentido del pasaje. María no estaba orando; ella “se sentó a los pies de Jesús y ESCUCHÓ SU PALABRA”. Ella simplemente se sentó allí, absorbiendo todo lo que Él tenía que decir. Esta era “la única cosa esencial” que María había “elegido” y que nuestro Señor dijo que no debía “serle quitada”. Por lo tanto, si bien la oración, el testimonio y las buenas obras tienen su importancia en la vida del creyente, escuchar la Palabra de Dios es “lo único esencial” por encima de todo lo demás. De hecho, dejemos que a esta “única cosa” se le dé el lugar que le corresponde y todo lo demás seguirá naturalmente.

Por supuesto, se concede que debemos estudiar la Palabra con oración y con el corazón abierto, o tendrá resultados desastrosos, más que beneficiosos, pero esto sólo sirve para poner aún más énfasis en la importancia suprema de la Palabra de Dios, que buscamos, mediante un estudio sincero y devoto, comprender y obedecer.

Una vida

Este es un día de infinitas oportunidades para servir al Señor. Una vida, tu vida, puede marcar la diferencia. Cuando Dios dividió las aguas del Mar Rojo, ¿a cuántos llamó para liderar Su liberación? Un hombre: ¡Moisés! Cuando el pueblo elegido de Dios se enfrentó a la extinción a manos de Amán, ¿cuántos marcaron la diferencia? Una mujer: ¡Esther! Cuando la asesina Atalía trató de destruir toda la descendencia real a través de la cual vendría el Redentor, ¿cuántos se interpusieron en su camino? Una mujer: ¡Jehosheba! Cuando Dios dio a conocer el consejo secreto de Su voluntad que estuvo oculto desde épocas y generaciones pasadas, ¿a cuántos llamó inicialmente para dar a conocer las riquezas de Su gracia? Un hombre: ¡Pablo! Una vida solitaria entregada al propósito de Dios puede marcar la diferencia.

A principios del siglo XX, “una vez apareció en un periódico de Londres el siguiente anuncio: ‘Se buscan hombres para un viaje peligroso’. Salarios bajos, frío intenso, largos meses de completa oscuridad, peligro constante, retorno seguro dudoso”. El anuncio estaba firmado por Sir Ernest Shackleton, explorador antártico. Sorprendentemente, el anuncio atrajo a miles de encuestados, deseosos de sacrificarlo todo por la perspectiva de una aventura significativa”.

Esta historia sirve como recordatorio de que los hombres arriesgarán sus vidas por unos momentos de gloria temporal que pronto se desvanecerá. Pero la aventura en la que nos encontramos cuando dedicamos nuestra vida a Cristo tiene el beneficio del peso eterno de la gloria. Este viaje también tiene sus peligros, ya que Satanás nos lanza sus ardientes dardos de duda y desánimo, con la esperanza de que abandonemos la buena batalla de la fe. También tenemos que lidiar con la oscuridad de las críticas y, en ocasiones, las tergiversaciones. Pero qué experiencia tan gratificante es tener la oportunidad de llevar a alguien a Cristo y librarlo del juicio eterno. ¡Qué honor es ser usado por Dios, el mismo Dios de la creación, en cualquier área de servicio que Él nos haya llamado!

Los miles de personas que respondieron al anuncio de Sir Ernest Shackleton estaban dispuestos a sacrificarlo todo por un viaje significativo. ¿Estamos dispuestos a sacrificar algunas comodidades de esta vida, sus placeres y la seguridad financiera para vivir para el Señor y marcar una diferencia en la vida de otra persona? ¡Recordad y recordad bien a Aquel que hizo ese sacrificio por nosotros!

La hora

La historia registra muchos acontecimientos grandes y significativos, pero ninguno tan significativo como la crucifixión de Cristo en la cruz del Calvario. Refiriéndose al tiempo, entonces aún futuro, en el que esto debería tener lugar, nuestro Señor habló una y otra vez de “la hora”, “esa hora” y “Mi hora”, y lo mismo hace el registro sagrado.

Cuando sus enemigos quisieron apedrearlo en la Fiesta de los Tabernáculos, el registro dice simplemente: “procuraban prenderle, pero nadie le echó mano, porque aún no había llegado su hora” (Juan 7:30). Finalmente, cuando llegó ese momento terrible, leemos:

“Y cuando llegó la hora, se sentó, y con él los doce apóstoles” (Lucas 22:14).

“Y Jesús les respondió, diciendo: La hora ha llegado en que el Hijo del Hombre debe ser glorificado.

“De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto” (Juan 12:23,24).

“Ahora está turbada mi alma; ¿Y qué diré: Padre, sálvame de esta hora? Pero por esto he llegado a este fin” (Juan 12:27).

“Y antes de la fiesta de la Pascua, sabiendo Jesús que su hora había llegado… habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin” (Juan 13:1).

Finalmente, en Su gran oración Sumo Sacerdotal, pronunciada a la sombra misma de la cruz, Él “alzó los ojos al cielo y dijo: Padre, la hora ha llegado…” (Juan 17:1).

Esta es la hora que muchos de los sacrificios y profecías del Antiguo Testamento habían señalado. Esta es la hora en la que los redimidos mirarán hacia atrás con gratitud y alabanza por los siglos venideros. Sin él no habría habido salvación para los pecadores, ni esperanza de una tierra restaurada sin la maldición del pecado. Gracias a Dios, porque Cristo estuvo dispuesto a enfrentar esa hora terrible “tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia” (Efesios 1:7).

Discípulos y apóstoles

“Y cuando era de día, llamó a sus discípulos, y escogió de ellos a doce, a los cuales también llamó apóstoles” (Lucas 6:13).

Mucha gente no distingue entre los discípulos de nuestro Señor y Sus apóstoles. Suponen que son iguales. Sin embargo, esto es incorrecto, porque nuestro Señor tuvo una multitud de discípulos mientras que solo tuvo unos pocos apóstoles. Sus apóstoles fueron elegidos entre Sus discípulos, como aprendemos del mensaje anterior del evangelio de Lucas.

Un discípulo es un seguidor; un apóstol es un “enviado”. Un discípulo es un aprendiz; un apóstol es un maestro. Aquí hay una gran lección que todos debemos aprender.

Debemos venir antes de poder irnos. Debemos seguirlo antes de que podamos ser enviados. Debemos aprender antes de poder enseñar. Debemos escuchar al Señor antes de poder hablar por Él.

“Así dice el Señor”, era la frase familiar con la que los profetas del Antiguo Testamento iniciaban sus mensajes. Pero a la cabeza de la larga lista de profetas del Antiguo Testamento encontramos a Samuel, un joven, diciendo: “HABLA SEÑOR, PORQUE TU SIERVO OYE” (I Sam.3:9).

Entonces, antes de que podamos hacer o decir algo por Dios, debemos escuchar a Dios. Esto explica por qué es tan importante la lectura y el estudio de la Palabra de Dios.

Primero, la salvación misma viene al escuchar y creer la Palabra de Dios, especialmente acerca de Cristo y Su muerte por nuestros pecados. Romanos 10:17 dice: “La fe viene por el oír, y el oír por la Palabra de Dios”, y 1 Pedro 1:23: “Siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la Palabra de Dios que vive”. y permanece para siempre”. Entonces, habiendo sido salvos, sólo podremos servir a Dios aceptablemente mediante el estudio diligente de Su Palabra. Quizás el pasaje más importante de la Biblia sobre este tema sea II Timoteo 2:15:

“PROCURA CON DILIGENCIA PRESENTARTE ANTE DIOS APROBADO, COMO OBRERO QUE NO TIENE DE QUÉ AVERGONZARSE, QUE USA BIEN LA PALABRA DE VERDAD”.

El regalo de Dios

Los hombres se han dado muchos regalos unos a otros a lo largo de los siglos, pero en Santiago 1:17 leemos que “toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto” y viene a nosotros de Dios. El mayor de estos regalos es nuestro Señor y Salvador Jesucristo y la redención que Él ha comprado para nosotros. Al hablar con la mujer pecadora en el pozo de Sicar, nuestro Señor hizo un retrato, contrastando la esterilidad de su propia vida con el gozo refrescante de la salvación, diciendo:

“Si supieras el don de Dios, y quién es el que te dice: Dame de beber; Le habrías pedido, y él te habría dado agua viva… El que bebiere de esta agua, volverá a tener sed, pero el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás…” (Juan 4:10-14).

Por naturaleza todos somos pecadores, pero por la gracia de Dios todos podemos ser salvos.

“Porque la paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida eterna en Jesucristo Señor nuestro” (Romanos 6:23).

“Porque por gracia sois salvos mediante la fe, y esto no de vosotros; es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe” (Efesios 2:8,9).

Así, San Pablo habla del “don de la gracia de Dios” (Efesios 3:7) y constantemente enfatiza el hecho de que la salvación es un don gratuito.

Pero un don no se posee hasta que se acepta. Así el Apóstol, en Rom. 5:17, se refiere a aquellos que “reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia”. Aquellos que reciben a Cristo y la salvación que Él ha obrado para ellos, encuentran natural exclamar con Pablo:

“¡GRACIAS A DIOS POR SU DON INFEFABLE!” (II Corintios 9:15).

Cierto hombre

Para revisar el texto de un mensaje que estaba preparando, abrí mi Biblia en un pasaje familiar del capítulo 10 de Hechos. En mi ministerio pastoral había estado predicando a través del Libro de los Hechos, por lo que la historia de Cornelio estaba viva en mi memoria. Pero antes de que pudiera entrar en el cuerpo del texto, las primeras cuatro palabras casi parecieron saltar de la página. Era como si estuvieran escritos en negrita y mayúsculas: “HABÍA UN CIERTO HOMBRE”.

De repente mi mente se vio inundada por la comprensión del alcance del amor de Dios por el hombre y de su individualidad. Debió haber mucha gente viviendo en la tierra durante la época de Cornelio, pero Dios estaba interesado en este hombre. Estoy seguro de que hubo muchas cosas que podrían haber captado la atención de Dios en ese momento, pero Él estaba interesado en él.

Me hizo pensar, con todas las cosas que suceden en el mundo hoy, que podemos perder de vista lo que es importante, pero Dios nunca lo hace. Él está interesado en nuestras vidas y desea involucrarse en ellas. Dios es tan grande que incluso con todas las pruebas y la agitación que experimentamos en la vida podemos orar y Él escuchará nuestras oraciones. Y Él no sólo los escucha, sino que también se preocupa por nuestro bienestar.

Quizás pienses que Hechos 10 es solo la historia de cómo Dios usó a Cornelio para ilustrar el derrumbe de la pared intermedia de separación en la carne y la transición del programa del reino de Dios a Su programa de gracia. Eso es cierto, pero esta historia también muestra que Dios se preocupa por los individuos. Quiere que todos los hombres se salven.

Pero ese no es el final de su participación. También quiere que los hombres lleguen al conocimiento de la verdad (1 Tim. 2:4). Cuanta más verdad podamos saber acerca de Él, más podremos confiar en Él. Quiere una relación personal e íntima contigo. Él te ama y es sensible a tus necesidades (Heb. 4:15).

Entonces, cuando las pruebas de la vida te depriman y parezca que toda esperanza se ha ido, recuerda: eres un cierto hombre o una cierta mujer, y Él se preocupa por ti.

La esperanza de la gloria

En Romanos 5 se nos enseña que el creyente en Cristo recibe justificación, paz con Dios, acceso a Dios y la “esperanza” o anticipación de compartir Su gloria algún día. Dios quiere que sus hijos disfruten por fe de esta gloria venidera, que vivan ansiosamente por ella.

¡Cuánto hay que humillarnos en esta vida! Dios creó al hombre a su imagen y semejanza, pero el hombre pecó y cayó de su posición exaltada. A Adán Dios le dijo:

“Maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de él todos los días de tu vida”.

Desde aquel terrible día, la vida del hombre ha sido una lucha constante. Todo tiende a salir mal más que bien. Cada uno tiene su parte de problemas, tristeza, enfermedad y luego, la muerte, la mayor humillación de todas, cuando en la enfermedad y el dolor, o en el mejor de los casos en la más absoluta debilidad, debe renunciar a esta vida misma.

¡El pecado y la caída! Esto es lo que la ciencia y la filosofía modernas no logran afrontar. Los científicos y filósofos más populares hoy en día sostienen que el hombre ha pasado del pozo de lodo y del simio al hombre moderno; Ese hombre está mejorando todo el tiempo. Pero la verdad de la Palabra de Dios es que el hombre ha caído a través del pecado y está empeorando moral y espiritualmente hasta el punto de que ahora puede matar a más prójimos más rápido que nunca.

Pero es este hecho, este hecho del pecado y la caída lo que Dios tan bondadosamente ha previsto. Él tomó todo el sufrimiento y la vergüenza, pagó todo el castigo por nuestros pecados y luego resucitó de entre los muertos para que podamos regocijarnos en la esperanza, la ansiosa anticipación de la gloria venidera.

Como dice San Pedro en I Pedro. 1:3:

“[Él] nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de entre los muertos”.

¡No estudies el mensaje de gracia!

¡Me escuchas! No estudies el dispensacionalismo, estudia la Biblia dispensacionalmente. Dividir correctamente la Palabra es la clave para entender la Biblia, pero ¿qué se hace con una clave? No lo estudias. Una vez que sepas cómo funciona, lo utilizas para desbloquear la cerradura para la que fue diseñado. Bueno, una vez que comprenda el principio de la división correcta (trazar, usar correctamente), úselo para desbloquear las Escrituras para las que fue diseñado, abrirlas para su comprensión.

Si eres un pastor o maestro de gracia, no enseñes dispensacionalismo, “predica la Palabra” (2 Tim. 4:2) considerada dispensacionalmente. El hermano Les Feldick ha hecho un tremendo trabajo al alcanzar a las personas con la verdad de la Palabra correctamente dividida, cimentándolas en ella y ayudándolas a crecer en ella, todo simplemente enseñando a través de la Biblia, versículo por versículo, “según la revelación de el misterio” (Romanos 16:25). Los santos a quienes usted ministra pueden florecer bajo el mismo tipo de ministerio.

Entonces, ya sea que seas un creyente de la gracia o incluso un pastor de la gracia, no estudies el mensaje de la gracia. Si eso es todo lo que haces, nunca podrás responder a los desafíos que nuestros oponentes plantean a la verdad. Pero el hombre de Dios que haya estudiado cada versículo que citan en su contexto estará completamente equipado para “pelear la buena batalla de la fe” (1 Tim. 6:12), “la buena milicia” (1 Tim. 1:18). ), y “agradar a aquel que lo tomó para ser soldado” (2 Tim. 2:4).