Cristo y la política

El astronauta John Glenn en política: ¡postulándose para el Senado de los Estados Unidos! Parece extraño pensar en él desempeñando un papel político, pero evidentemente siente que puede servir mejor a su país en política.

Pero ¿alguna vez pensaste en la relación de Cristo con la política? Él vino a este mundo, recuerden, como un Rey. Las primeras palabras del Nuevo Testamento son: “Jesucristo, el Hijo de David…” (Mateo 1:1). Esto enfatiza el hecho de que Él vino de la línea real. Juan el Bautista había salido como heraldo del Rey para preparar su camino, y los doce apóstoles proclamaron sus derechos reales mientras predicaban “el evangelio del reino”. Todo esto fue en cumplimiento de la profecía de Isaías:

“Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado; y el principado estará sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz. Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán fin sobre el trono de David…” (Isaías 9:6,7).

Sin embargo, en lugar de coronarlo Rey, lo clavaron en una cruz y escribieron sobre Su cabeza Su “acusación”: “Este es Jesús, el Rey de los judíos”.

En realidad nuestro Señor había venido especialmente, esta primera vez, para ser rechazado y crucificado por los pecados de los hombres. El Salmo 22, Isaías 53 y otros pasajes del Antiguo Testamento habían predicho que en Su primera venida sería despreciado y rechazado. Mateo 20:28 dice de esta venida: “El Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir y para dar su vida en rescate por muchos”.

Nuestro Señor no tuvo una muerte prematura; la cruz no fue un sacrificio inútil. Sabía que la mayor necesidad del hombre es moral y espiritual: que sus pecados deben ser pagados si no quiere ser condenado para siempre ante el tribunal de la Justicia eterna. Así que en amor vino a ser rechazado, sufrir y morir “el Justo por los injustos, para llevarnos a Dios” (I Pedro 3:18).

Él vendrá nuevamente para juzgar y reinar como lo indica toda la profecía, pero por el momento trata con la humanidad en gracia. Efesios 1:7 dice que “en [Él] tenemos redención, por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia” y Rom. 3:24 declara que los creyentes son “justificados gratuitamente por la gracia [de Dios], mediante la redención que es en Cristo Jesús”.

¿Habrá reconocimiento en el cielo?

Hay dos distinciones notables entre los dos programas de Dios con respecto al más allá, los cuales tienen que ver con la esperanza de los creyentes. En el Salmo veintitrés, David, cuya esperanza era terrenal, estaba dispuesto a ir, pero quería quedarse. Por el contrario, el apóstol Pablo enseñó que los creyentes de hoy tienen una esperanza celestial y, como resultado, estuvo dispuesto a quedarse por el bien de la Iglesia, pero anhelaba ir, lo cual sabía que sería mucho mejor (Fil. 1:23, 24).

Se podría escribir un libro sobre conceptos erróneos sobre el cielo. La mayoría de ellos han sido transmitidos de generación en generación, pero no tienen absolutamente ninguna base bíblica. He aquí algunos ejemplos comunes: algún día nos convertiremos en ángeles en el cielo; Pedro está ante las puertas del cielo para determinar quién entrará; flotaremos sobre las nubes, tocando el arpa por la eternidad; no habrá reconocimiento en el cielo. Estos son folclores bien conocidos que Satanás usa para desviar la atención de la Palabra de Dios.

A los ojos del mundo, casi todos los que mueren van al cielo. Pero el quid de la cuestión es que sólo aquellos que pongan su fe en Cristo serán los residentes eternos de este reino glorioso. ¿Pero nos conoceremos allí?

El reconocimiento en el más allá es un principio que trasciende todas las edades y dispensaciones, ya sea que estemos hablando del estado incorpóreo o después de la resurrección. Por ejemplo, Saúl conoció a Samuel cuando Dios permitió que el profeta regresara del paraíso años después de su muerte. El hombre rico de Lucas 16 reconoció a Lázaro, que se apareció con Abraham, y pidió que el patriarca le enviara a Lázaro un poco de agua para refrescarle la lengua.

Pablo también argumenta firmemente que nos conoceremos en el más allá. El apóstol dice a los santos en Filipos:

“Mas nuestra ciudadanía está en los cielos; de donde también esperamos al Salvador, el Señor Jesucristo, quien transformará nuestro vil cuerpo, para que sea semejante a su cuerpo glorioso” (Fil. 3:20,21).

Este pasaje en particular corrobora que nuestra identidad será preservada en la resurrección. Después de que nuestro Señor resucitó de entre los muertos, se apareció a sus discípulos en el aposento alto. Cuando entró en la habitación, primero calmó sus temores con palabras que les resultaban muy familiares: “¡Paz a vosotros!”. Inmediatamente reconocieron al Señor y se regocijaron cuando lo vieron (Juan 20:19-21).

Después los discípulos compartieron la buena noticia con Tomás, que no estaba presente ese día, de que habían visto al Señor. Tomás, sin embargo, se negó a creerlo hasta que vio las huellas de los clavos en Sus manos. Ocho días después, el Señor se apareció nuevamente a Sus discípulos, pero esta vez Tomás estaba presente. Cuando vio al Señor, quedó tan abrumado por la visita que declaró: “¡Señor mío y Dios mío!” No había ninguna duda en la mente de Tomás de que había visto al Salvador y sin duda había tocado las huellas de los clavos en Sus manos, huellas que siempre serán un recordatorio de Su muerte en el Calvario (Juan 20:24-29).

Ahora bien, si la identidad de nuestro Señor fue preservada en la resurrección y los hermanos lo reconocieron, entonces lo mismo ocurrirá con nosotros. Esta conclusión se basa en el hecho de que nuestros cuerpos viles serán “formados a semejanza de su cuerpo glorioso” en la resurrección venidera. Si los seguidores del Señor lo reconocieron, no hay duda de que nos reconoceremos unos a otros en el más allá. Pablo presenta más evidencia un poco más adelante en la epístola:

“Y te ruego también a ti, compañero fiel, que ayudes a aquellas mujeres que trabajaron conmigo en el evangelio, también con Clemente, y con otros compañeros míos, cuyos nombres están en el libro de la vida” (Fil. 4:3).

¿Lo que hay en un nombre? No se puede subestimar la importancia de esta pregunta. Por supuesto, utilizamos nombres para distinguir a una persona de otra. En los tiempos bíblicos, los nombres tenían significados específicos, algunos de los cuales cumplían profecías. Hoy, como en el pasado, nuestros nombres están escritos en piedra; estarán con nosotros por el tiempo y la eternidad. Si no hay reconocimiento en el cielo, como algunos enseñan, ¿por qué tendría que haber nombres en la eternidad? Claramente, los nombres de Euodias, Síntique, Clemente y los demás colaboradores de Pablo están todos registrados en el Libro de la Vida. La razón por la que nuestros nombres están registrados allí es que seremos conocidos en la resurrección por nombre y apariencia, tal como se nos conoce aquí.

Espero ver a aquellos con quienes he tenido el privilegio de ministrar la Palabra, junto con todos mis familiares y amigos que creyeron en el evangelio. No tendrás problemas para encontrarme ese día; Seré el alto en el fondo. Sí, incluso nuestra estatura, voz, personalidad y gestos serán preservados. ¡Te veo allí!

Los dos poemas de Dios

En Romanos 1:18-20, el apóstol Pablo declara que los hombres impíos “no tienen excusa” porque están rodeados de las evidencias del “poder eterno y la Deidad” del Creador.

Nuestra Versión Autorizada llama a la creación, en este pasaje, “las cosas que están hechas”, pero en griego se le llama literalmente “el poyeema”, de donde obtenemos nuestra palabra poema. El Apóstol se refiere, por supuesto, a la armonía de la creación de Dios, y ¿no es sorprendente cómo miles de millones de cuerpos celestes pueden girar continuamente en la inmensidad del espacio y nunca chocar? ¿Y no son las flores, las estaciones, los atardeceres, todos ellos parte de una creación armoniosa, que sólo Dios podría haber concebido y musicalizado?

Pero, muy interesante, esta palabra poyeema se usa una vez más en las Escrituras. Lo encontramos en Ef. 2:10, donde se traduce “obra de sus manos”. Consideremos este pasaje en su contexto:

“Porque por gracia sois salvos mediante la fe, y esto no de vosotros; es don de Dios: no por obras, para que nadie se gloríe.

Porque somos hechura suya [gr. poyeema], creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas” (Efesios 2:8-10).

Romanos habla del poema de la creación, Efesios del poema de la redención, y este último es el más maravilloso. Un antiguo himno dice: “Fue grandioso hablar un mundo desde la nada; Es mayor redimir”.

En este poema de redención que Dios ha compuesto, los creyentes queremos con demasiada frecuencia cambiar alguna palabra o frase. Nos gustaría que esto o aquello en nuestras circunstancias fuera diferente. Ah, pero esto destruiría la métrica y el significado de la nueva creación de Dios.

Gracias a Dios, cuando los creyentes vayamos a estar con Cristo, veremos la belleza y la gloria del poema de la redención. Entonces nos regocijaremos de que Él en verdad “ha hecho todas las cosas para bien” para nosotros.

Eutanasia

“Y de la manera que está establecido para los hombres mueran una sola vez, y después de esto el juicio”.
— Hebreos 9:27

Es nuestra firme convicción que todo creyente en Cristo debe oponerse firmemente a la eutanasia con el argumento de que va en contra de la voluntad revelada de Dios. La eutanasia es el acto deliberado de poner fin prematuramente a la vida de alguien que está irremediablemente enfermo. Esto normalmente se logra mediante la inhalación controlada de monóxido de carbono, mediante una inyección letal de drogas o privando de alimento. Quienes defienden este razonamiento nocivo creen que es moralmente aceptable poner fin al dolor y sufrimiento de un ser querido cuya vida, de otro modo, no tendría sentido. En nombre de la compasión, el infame “Dr. Muerte” ha colaborado en muchos de esos suicidios, proclamándose un ángel de misericordia.

Afortunadamente, la mayoría de los médicos todavía mantienen el juramento hipocrático, que establece que se debe hacer todo lo posible para preservar la vida. Pero lo que es aún más importante, el hombre no tiene ningún derecho moral a poner fin a una vida que le ha sido dada por Dios. Se ha dicho acertadamente: “El suicidio no acaba con el dolor, sólo lo deposita sobre los hombros rotos de los supervivientes”. Muchos parecen haber olvidado que es Dios “en cuya mano está el alma de todo ser viviente y el aliento de toda la humanidad” (Job 12:10). Por supuesto, nos solidarizamos con cualquier familia que tenga un ser querido con una enfermedad terminal. Sin embargo, acortar esa vida puede enviarlos a una eternidad sin Cristo cuando de otro modo habrían creído antes de su muerte natural. Además, es posible que nunca sepamos cuántas almas de la profesión médica se han salvado porque estuvieron en presencia de un santo moribundo o de un familiar que fue fiel al compartir a Cristo. El consuelo del Señor en esos momentos es: “¡BÁSTATE MI GRACIA!”

Dios por nosotros

Mucha gente, incluso religiosa, supone que Dios está en contra de los pecadores. “Haz lo correcto”, piensan, “y Dios te amará y te bendecirá, pero haz lo incorrecto y se enojará contigo y te maldecirá”.

Quizás esta visión de Dios proviene del hecho de que muchos pasajes de las Escrituras, especialmente en el Antiguo Testamento, revelan a Dios como el enemigo de los obradores de iniquidad. Pero Él es el enemigo de los hacedores de iniquidad como tales, como hacedores de iniquidad, no como personas individuales.

En Ezek. 18:23 Dios pregunta: “¿Tengo en absoluto placer en que mueran los impíos…?” Y en II Pedro. 3:9 aprendemos que cuando Dios pudo haber juzgado a este mundo por la crucifixión de Cristo, retrasó el juicio porque es “paciente” y “no quiere que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento”.

El apóstol Pablo, refiriéndose a la crucifixión, declara que “Dios estaba en Cristo, reconciliando consigo al mundo, sin imputarles sus transgresiones; y nos ha encomendado la palabra de reconciliación” (II Cor. 5:19).

¿Cómo podría haber mostrado a los pecadores de manera más concluyente que desea su bien que imputando sus pecados a Cristo y diciéndoles que no les está imputando sus transgresiones? Sus transgresiones les serán imputadas, por supuesto, si rechazan la provisión de salvación de Dios a través de Cristo, pero por el momento es un hecho maravilloso que podemos acudir a cualquier pecador y decirle con la autoridad de la Palabra escrita de Dios: “Tus pecados han sido pagados; Dios no los tiene en contra de usted. ¿Aceptarás Su amor y recibirás a Cristo como tu Salvador?”

No, amigo no salvo, Dios no está en tu contra. Él te ama y proporcionó abundantemente para tu salvación al pagar Él mismo por tus pecados en el Calvario. Esta es la esencia del “evangelio de la gracia de Dios” (ver 1 Tim. 2:4-7). ¿Lo creerás? ¿Confiarás en Cristo ahora, reconociéndolo como tu Señor y Salvador?

Rare Air

“And it came to pass, as they still went on, and talked, that, behold, there appeared a chariot of fire, and horses of fire, and parted them both asunder; and Elijah went up by a whirlwind into heaven.
“And Elisha saw it, and he cried, My father, my father, the chariot of Israel, and the horsemen thereof. And he saw him no more…” (2 Kings 2:11-12).

Elijah and his protégé, Elisha, had just crossed the Jordan River in dramatic fashion: “Elijah took his mantle, and wrapped it together, and smote the waters, and they were divided hither and thither, so that they two went over on dry ground” (v. 8). From there, these two godly men walked and talked on the east side of the Jordan.

Then, in one of the most dramatic scenes in the Bible, the spiritual realm suddenly opened, and a fiery chariot with fiery horses appeared. This chariot and horses immediately separated Elijah from Elisha. The chariot of fire was a literal chariot, and the horses of fire were literal horses from God’s heavenly army in the spiritual realm (6:17). Speaking of fire and God’s angelic host, Psalm 104:4 reads, “Who maketh His angels spirits; His ministers a flaming fire.”

The chariot and horses are military images. They are ancient symbols of battle, and further, are symbols of God’s supreme power in battle. Horses and chariots were the mightiest means and weapons of warfare in that day. But fiery horses and fiery chariots demonstrate that God’s power is far greater than any earthly, military might.

The text does not tell us that Elijah got onto the chariot of fire and rode off into heaven. Rather we read that the fiery chariot and horses appeared, separating Elijah from Elisha, and then “Elijah went up by a whirlwind into heaven.” By a mighty, whirling, rushing wind, the prophet of God was swept off the earth up into heaven, never to be seen by Elisha again.

In this verse, “heaven” refers to the first heaven of the upper atmosphere, where the birds fly (Gen. 1:20). The whirlwind caught Elijah high up into the sky and then he disappeared and Elisha “saw him no more” (2 Kings 2:12).

When Abraham died, he “was gathered to his people” (Gen. 25:8). Likewise, all believers in the Old Testament were gathered to the people of God in paradise in the center of the earth when they died. They were not gathered in the third heaven above. Our Lord made it very clear at the time of His earthly ministry that “no man hath ascended up to heaven” (John 3:13), meaning the third heaven of God’s throne and domain. Thus, we know that Elijah did not go to the third heaven when he disappeared from this world, but rather he went to the paradise section of hades called “Abraham’s bosom” (Luke 16:22).

However, now that the price for sin has been paid, believers today in the Church, the Body of Christ, are welcome in God’s presence in the third heaven. And according to the hope afforded us by the gospel of the grace of God, that is where our spirits go when we depart from this world in death (2 Cor. 5:8; Col. 1:5). The third heaven is our eternal home.

The Lord’s presence is associated with a whirlwind in Scripture. For example, in Job 38:1, we read, “Then the Lord answered Job out of the whirlwind….” The whirlwind tells that the Lord was present at Elijah’s departure, lifting Elijah from this earth and catching him away to paradise.

In response to seeing Elijah’s translation, Elisha “cried, My father, my father.” Elijah had been Elisha’s spiritual father and mentor, and this title expressed Elisha’s respect and admiration for Elijah. Elisha also called Elijah, “the chariot of Israel, and the horsemen thereof.” This title describes what Elijah had been to the nation as a prophet of God: a spiritual warrior, a powerful instrument in God’s hand, a oneman army whom God had used to wage war against idolatry in Israel. Therefore, it was fitting that a fiery chariot and fiery horses from God’s heavenly host should appear at his departure.

Missing death puts Elijah in a very rare category in Scripture. Only two people in recorded history have exited earth without dying: Enoch and Elijah. However, we who are alive at the time of Christ’s return at the Rapture of the Church will enjoy this same hope. Every day is a possible day that the Lord could return and catch us up to be with Him in the air.

“For the Lord Himself shall descend from heaven with a shout, with the voice of the archangel, and with the trump of God: and the dead in Christ shall rise first: Then we which are alive and remain shall be caught up together with them in the clouds, to meet the Lord in the air: and so shall we ever be with the Lord” (1 Thes. 4:16-17).

To the Reader:

Some of our Two Minutes articles were written many years ago by Pastor C. R. Stam for publication in newspapers. When many of these articles were later compiled in book form, Pastor Stam wrote this word of explanation in the Preface:

"It should be borne in mind that the newspaper column, Two Minutes With the Bible, has now been published for many years, so that local, national and international events are discussed as if they occurred only recently. Rather than rewrite or date such articles, we have left them just as they were when first published. This, we felt, would add to the interest, especially since our readers understand that they first appeared as newspaper articles."

To this we would add that the same is true for the articles written by others that we continue to add, on a regular basis, to the Two Minutes library. We hope that you'll agree that while some of the references in these articles are dated, the spiritual truths taught therein are timeless.


Two Minutes with the Bible lets you start your day with short but powerful Bible study articles from the Berean Bible Society. Sign up now to receive Two Minutes With the Bible every day in your email inbox. We will never share your personal information and you can unsubscribe at any time.

Héroes de la fe

En Rom. 4:12 el apóstol Pablo declara que Abraham fue padre, no sólo de su descendencia física, sino también de aquellos que “andan en las pisadas de la fe” que Abraham tuvo.

¿Alguna vez has notado que Dios no nos presenta a los grandes hombres de las Escrituras por sus virtudes personales? Casi invariablemente sus antecedentes están empañados por el fracaso y el pecado. Pero Dios nos pide que observemos su fe y lo que su fe les ganó (Ver Romanos 4:3,9,11,12).

Hay un capítulo completo sobre este tema en el Libro de Hebreos. A Hebreos 11 se le llama propiamente “el capítulo de la gran fe”, y a los “héroes de la fe”, porque cuenta cómo Abel, Enoc, Noé, Abraham, Isaac, Jacob y muchos otros “obtuvieron buen informe” ante Dios. Todos ellos tambalearon y fracasaron una y otra vez, pero Heb. 11:39 declara que “todos éstos… obtuvieron buen testimonio POR LA FE”.

Por eso Rom. 4:9-12 afirma que la bendición de Dios se otorga a aquellos que “andan en las pisadas de la fe” que Abraham exhibió, tal como le fue otorgada al mismo Abraham.

Esta verdad se resalta en los versículos 3 al 5 del mismo capítulo:

“¿Porque qué dice la Escritura? Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia.

“Pero al que obra, la recompensa no se le cuenta como gracia, sino como deuda.

“Pero al que no obra, sino que cree en el que justifica al impío, su fe le es contada por justicia” (Romanos 4:3-5).

¿Es usted un creyente simbólico de la gracia?

“Nosotros mismos nos gloriamos en vosotros en las iglesias de Dios por vuestra paciencia y fe en todas vuestras persecuciones y tribulaciones que soportáis:

“Lo cual es señal manifiesta del justo juicio de Dios” (II Tes. 1:4,5).

En 32 años de ministerio pastoral, este escritor ha tenido el privilegio de oficiar en muchas ceremonias de boda. Cuando llega el momento de que el novio diga “Sí, quiero”, iniciamos esta respuesta preguntándole: “¿Das tu anillo y aceptas el anillo de tu novia como muestra de que cumplirás la promesa y cumplirás los votos que has hecho este día?” Dado que la palabra símbolo se ha definido como “algo que sirve como indicación o expresión de algo más”, concluimos la ceremonia del anillo diciendo: “Estos anillos de oro servirán como recordatorios continuos de la fe duradera e imperecedera que tienen prometida el uno al otro en este día”.

En la Biblia, leemos que Dios dio el arco iris como “muestra” de su promesa de nunca más destruir el mundo con un diluvio universal (Génesis 9:11-13). De manera similar, se dice que la circuncisión es una “señal” del pacto que Dios hizo con Abraham (Gén. 17:11), y se dice que la sangre del cordero de la Pascua es una “señal” de la promesa de Dios a Israel de perdonar a sus primogénitos. (Éxodo 12:13).

Aquí en nuestro texto, el apóstol Pablo dice que la manera paciente en que los tesalonicenses soportaban la persecución era “una señal manifiesta del justo juicio de Dios”. Es decir, su paciente resistencia a la tribulación fue una señal de que, cuando Dios finalmente juzgue al mundo, “juzgará al mundo con justicia” (Hechos 17:31), porque Él le pagará al mundo por perseguir a Su pueblo. Como Pablo continúa diciendo en el versículo que sigue a nuestro texto,

“Porque es justo delante de Dios pagar tribulación a los que os afligen” (II Tes. 1:6).

Verás, cuando un cristiano es perseguido por su fe, se ha producido una injusticia; ha ocurrido algo injusto. En el perfecto sistema de justicia de Dios, que no puede dejar sin saldar la deuda de ningún pecado, esta injusticia debe ser pagada, y Dios promete solemnemente corregir este mal “cuando el Señor Jesús se manifieste desde el cielo con sus ángeles poderosos,

“En llama de fuego para vengarse de los que no conocen a Dios y no obedecen el evangelio de nuestro Señor Jesucristo:

“Quienes serán castigados con destrucción eterna delante de la presencia del Señor” (II Tes. 1:7-9).

Aquí Dios promete que algún día vengará a los tesalonicenses por las tribulaciones que les dieron sus perseguidores, comenzando con la destrucción que traerá sobre el mundo en Su Segunda Venida. Por supuesto, Dios sabe que será acusado de injusticia, como siempre lo es cuando se le obliga a juzgar a los hombres. Es por eso que el Libro del Apocalipsis está salpicado de afirmaciones de que los juicios de la Tribulación de Dios no son injustos, sino más bien “justos y verdaderos” (Apocalipsis 15:3) y “justos” (16:5-7; 19:2). De manera similar, aquí en nuestro texto, Pablo defiende la justicia de Dios, juicios venideros en su segunda venida.

Luego, Pablo dice que el justo juicio de Dios sobre estos perseguidores del pueblo de Dios continuará en el lago de fuego, cuya “destrucción eterna” continúa hablando aquí en II Tesalonicenses 1:9. Aquí vemos evidencia clara de que todos aquellos en cualquier época que rechacen la provisión de Dios para sus pecados morirán en sus pecados (cf. Juan 8:24), y ellos mismos deben pagar por sus pecados.

Por supuesto, los propios tesalonicenses podrían haber tomado represalias contra sus perseguidores y obligarlos a pagar por los crímenes que cometieron contra ellos. Seguramente hubo momentos en los que sintieron ganas de igualar el marcador. Sin embargo, si lo hubieran hecho, sería injusto que Dios algún día recompensara con tribulación a sus perseguidores, y Dios no sería culpable de doble incriminación. Tal como estaban las cosas, Pablo pudo decirles a los tesalonicenses que la “paciencia y la fe en todas vuestras persecuciones y tribulaciones que soportáis… es una señal manifiesta del justo juicio de Dios”. Si algún día el mundo preguntara por qué Dios los está perturbando, Él puede responder: “Bueno, ustedes solían molestar a Mi pueblo, así que ahora, de la misma manera, ¡Yo los estoy molestando a ustedes!”

Hay una lección que podemos aprender de esto. Si nos vengamos de quienes nos molestan, eso significa que Dios no puede hacerlo. ¡Qué incentivo para dejar la venganza en manos de Aquel cuyos juicios son siempre justos y equitativos! Cuando tomamos venganza, a menudo tomamos muy pocas represalias, dejando nuestro sentido de justicia insatisfecho. O tomamos demasiadas represalias, creando un desequilibrio adicional de justicia que hace que nuestro adversario sienta la necesidad de atacarnos nuevamente. “Pero estamos seguros de que el juicio de Dios es conforme a verdad contra los que practican tales cosas” (Romanos 2:2). Dios juzgará a todos los hombres con justicia, porque su juicio será conforme a la verdad. No es de extrañar que se llame el día del juicio final.
No es de extrañar que el Día del Juicio sea llamado “el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios” (2:5).

¿Es usted un creyente simbólico de la gracia? ¿Es vuestra paciencia con aquellos que os perturban una señal de que, cuando Dios juzgue a vuestros perseguidores, lo hará con justicia? Ninguno de nosotros jamás le quitaría a Dios, a sabiendas y a propósito, algo que Él dice que le pertenece y, sin embargo, esto es lo que hacemos cuando tomamos venganza de Aquel que ha dicho: “Mía es la venganza, yo pagaré” (Rom. 12:19). Si estás pensando en hacer que alguien pague por lo que te hizo, ¿por qué no decides ahora dejarlo todo en manos de Él?

El propósito de Dios ante el obstáculo de Satanás

“Por lo cual, yo Pablo, hubiésemos venido a vosotros una y otra vez; pero Satanás nos lo impidió” (1 Tes. 2:18).

Dios tiene un plan para cada una de nuestras vidas, un plan que es para nuestro bien y Su gloria. Sin embargo, no debemos olvidar que Satanás también tiene un plan para la vida del creyente. Sus diseños son destruir nuestras vidas y nuestro testimonio de Cristo a través del pecado, las falsas creencias y las malas decisiones. La mención que hace Pablo de “las artimañas del diablo” en Efesios 6:11 nos enseña que Satanás tiene estrategias, métodos y planes para hacernos caer o huir en la batalla espiritual. Satanás no puede quitarte la salvación (Colosenses 3:3), pero puede destruir tu testimonio. Como un ladrón, también puede robarte tu gozo en Cristo y tu seguridad de salvación.

Después de establecer la iglesia en Tesalónica, Pablo había intentado “una y otra vez” reconectarse y visitarlos, pero no había funcionado. La razón, escribió Pablo, fue que “Satanás nos estorbó”. La palabra griega para “obstaculizado” se usa para hacer intransitable un camino. En el contexto del atletismo, significaba interrumpir a alguien durante una carrera. En un contexto militar, se refería a cortar una trinchera frente a un ejército que avanzaba para impedir el avance del enemigo. Satanás hace lo mismo en nuestra vida cristiana: bloquea el camino, nos interrumpe a mitad de camino para hacernos tropezar o impide nuestro progreso espiritual.

No sabemos específicamente qué hizo Satanás para impedir que Pablo regresara a Tesalónica, pero sí sabemos que Pablo atribuyó la obstrucción al mismo Satanás. Sin embargo, ahora vemos cómo incluso el obstáculo de Satanás fue parte de la providencia de Dios para la vida de Pablo. Dios permitió y utilizó la oposición de Satanás y sacó algo bueno de este obstáculo que Pablo percibía como malo. Como lo hizo con la Cruz, Dios cumplió Sus propios propósitos, usando al diablo para hacerlo.

La consecuencia de que Pablo no pudiera ir a Tesalónica fue que escribió una carta, una carta que pasó a formar parte de nuestra Biblia. Esta carta, a su vez, ha resultado en gloria para Dios y, durante los últimos 2000 años, innumerables multitudes se han beneficiado de la Primera Epístola de Pablo a los Tesalonicenses y han sido bendecidas por sus verdades divinas: nuestra bendita esperanza del Rapto (4:13-18), por nombrar sólo uno. Debido a que Pablo enfrentó un obstáculo satánico en su vida, tenemos 1 Tesalonicenses. Hacemos bien en recordar esto cada vez que enfrentamos un camino bloqueado o una barrera en la vida que percibimos como mala, porque Dios puede obrar para sacar algo bueno de ello para Su gloria y nuestra bendición.